¿Qué hago si mi gato no quiere comer?

La falta de apetito en nuestros gati-hijos es una, y quizás la más evidente señal, de que algo no está bien con ellos y su salud. Que tengan falta de interés en la comida es uno de los primeros signos de enfermedad en ellos, por esa razón es muy importante controlar sus hábitos alimenticios (y también los hábitos de ir al baño).

A veces, un gati-hijo deja de comer de repente; otras veces es un rechazo gradual o esporádico a comer. La falta de apetito de tu gato puede provocar un círculo vicioso: cuanto menos come, peor se siente y su apetito disminuye aún más. A diferencia de los perros, los gatos no pueden pasar sin comida de forma segura durante más de 16 horas debido al riesgo de lipidosis hepática, por lo que es muy importante abordar el problema lo más rápido posible.

¿Cambió algo en la vida de tu gato?

Lo primero que se debe considerar con un gato que no come es si ocurrió un cambio en su entorno o en su rutina. Para los gatos, el cambio equivale a estrés y es muy probable que un gatito estresado pierda el apetito. Los eventos estresantes para un gato pueden incluir:

  • Un nuevo miembro en el hogar, ya sea de dos o de cuatro patas.
  • Fiestas o muchas visitas
  • La ausencia repentina de un miembro de la familia
  • Gatos en el vecindario que tu gati-hijo puede oír u oler
  • Cambio de casa
  • Un cambio en tu rutina diaria que haga que llegues a casa a diferentes horas o con menos frecuencia de lo que tu gato está acostumbrado

A veces, algo tan simple como cambiar la ubicación del tazón de comida o la caja de arena puede generar estrés.

Si sospechas que hay un cambio detrás de la pérdida de apetito de tu gati-hijo, si te es posible, regresa sus pertenencias a su lugar anterior y ve si la situación mejora. Alterno a ello, de manera consistente conserva la "nueva normalidad" y dale unos días para que se adapte.

5 consejos para que tu gati-hijo coma sin estrés

Existen varios pasos sencillos para que las mamás gatunas ayuden a promover un entorno de alimentación emocional más saludable para sus gati-hijos:

  1. Ofrécele comida de diversas formas para que tu gato tenga más control sobre su entorno. Cuando sea posible, proporciónale comidas más pequeñas y frecuentes durante el día, en lugar de dos comidas fuertes. Utiliza un rompecabezas de comida, comederos de caza u otros métodos novedosos que lo animen a buscar comida y quemar calorías en el proceso.
  2. En un hogar con varios gatos, es recomendable alimentarlos por separado. Establece muchos lugares de alimentación que brinden acceso solitario a los alimentos. Los rompecabezas de comida, comederos de caza y los tazones o platillos regulares que contienen pequeñas cantidades de comida se pueden colocar en diferentes lugares de la casa para ayudar a satisfacer el deseo felino natural de cenar en diferentes lugares. También alienta a los gatos a pasar tiempo buscando comida y les permite tener el control de su consumo de alimentos.
  3. Si es posible, alimenta a su gati-hijo en un lugar elevado, ya que los gatos tienden a sentirse más seguros en lugares altos donde pueden ver lo que sucede a su alrededor. La comida se puede colocar en plataformas elevadas, en escondites o en torres para gatos que lo animan a saltar hacia ella. Estas plataformas deben ser lo suficientemente grandes para un gato.
  4. Trata de colocar la comida de tu gato en áreas con mínima actividad humana y lejos de ruidos fuertes y amenazas visuales (por ejemplo, una ventana donde tu gatito pueda ver a otro gato afuera).
  5. Coloca la comida en lugares que fomenten la escalada y reserva un tiempo para jugar con él todos los días, ya que eso le proporcionará estimulación tanto física como mental.

¿Cómo atraer a un gato que se niega a comer?

Ayudar a un gati-hijo que se niega a comer a mantenerse nutrido requiere mucha creatividad, estímulos suaves y paciencia. Estos son algunos consejos para tentar el paladar de tu gatito:

  • Calienta sus comidas de Pancho's Kitchen para destacar el aroma (los gatos responden al olor de la comida antes que al gusto).
  • Ofrécele comida nueva en un plato desechable (en caso de que relacione un mal recuerdo con su plato de comida).
  • Si es adicto a las croquetas y rechaza todo lo demás, intenta agregar agua tibia a cada comida o un aroma atractivo como jugo de atún o caldo de pollo.

Algunos gati-hijos mayores parecen tener momentos en los que se alejan de su comida después de tomar algunos bocados, luego regresan un poco y comen un poco más. Si esto le sucede a tu gatito, siempre que regrese a su plato y coma la mayor parte o todo, déjale la comida durante un tiempo razonable (no el tiempo suficiente para que se eche a perder) y déjala comer a su propio ritmo.

Trata de que su hora de comer sea una experiencia agradable. Asegúrate de que esté en un entorno tranquilo y silencioso. Si no se atreve a comer de su plato, intenta ofrecerle comida de un plato de papel limpio o darle de comer con la mano pequeñas cantidades.

También puedes intentar alimentarlo con una jeringa, pero solo si está dispuesto. La alimentación forzada es muy estresante para los gatos y los humanos que lo intentan a menudo terminan con mordidas o rasguños.

Asegúrate de acariciarlo y elogiarlo, y no importa cuán preocupado o frustrado te sientas, trata de no transmitirle tu preocupación.

¿Qué hago si mi gato no quiere comer?

Si a pesar de que haces tus mejores esfuerzos no consigues que tu gato obtenga suficientes calorías, llama al veterinario, quien podría recetarle un estimulante de apetito o una inyección de vitamina B12.

Si tu gato está perdiendo peso por no comer, es muy probable que el problema sea un proceso de enfermedad subyacente, y tu veterinario deberá determinar qué sucede. Si pierde una cantidad significativa de peso, tu veterinario podría recomendarte una sonda de alimentación.

Esto no es agradable de contemplar, pero es muy importante que tu gatito se mantenga nutrido hasta que vuelva a comer por sí solo. A menudo, una sonda de alimentación es mucho menos estresante para el gato y el dueño, además es muy eficaz para mantener al gatito alimentado e hidratado (y medicado, si es necesario).


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados